Valle Medio

Cumpliendo el protocolo, 500 personas disfrutaron de la Jineteada "Río Negro, latido de tradición"

Este fin de semana, el Fuerte Avellaneda de Choele Choel fue el escenario de la Primera Jineteada del año, que se vivió en vivo y de forma virtual: "Río Negro, latido de tradición".

El evento contó con la presencia de más de 500 asistentes, quienes se acercaron al campo cumpliendo todos los protocolos de salud. Además, miles de personas siguieron las montas de forma virtual.

Los mejores jinetes rionegrinos e invitados especiales mostraron todas sus habilidades, en una fiesta que reunió, como cada vez, a toda la familia, y que permitió disfrutar de lo mejor de la tradición argentina.

El Ministro de Desarrollo Humano de Río Negro, Juan José Deco, destacó el éxito de la actividad, y que “de a poco vayamos volviendo a la normalidad. Está jineteada es una prueba de que las cosas se pueden hacer, mientras nos cuidamos, ratificando el compromiso de nuestra Gobernadora con la familia gaucha”.

Asimismo, indicó que la cartera ya está trabajando en el nuevo campeonato provincial, que se realiza cada año, y que permite la clasificación de los jinetes para su participación en Jesús María.

“Estamos evaluando cuántas fechas van a ser, si cuatro o cinco, y cuáles serán las localidades donde se llevarán a cabo. Todo depende de cómo se desarrolle la cuestión sanitaria. De todas formas, este formato, el mixto, permite que la gente pueda disfrutar en vivo del evento, pero también posibilita que quienes son grupos de riesgo, o no pueden acercarse, puedan vivirlo desde sus casas”, agregó.

José Llensen es jinete de la categoría Basto con Encimera, y participa desde hace dos años de las actividades: “estábamos con muchísimas ganas de poder competir nuevamente y hoy se nos dio la oportunidad, así que la alegría es mucha. Cada tanto, en el campo, hacemos alguna prueba, como para no perder la costumbre. La verdad es que, al ser tan nuevo y joven, es muy difícil meterse en las grandes competencias, pero me encantaría poder participar”.

Patricio Kening, tropillero, contó que antes solía jinetear, pero que, “con el transcurrir del tiempo empecé a tener algunos caballos reservados, así que comencé mi carrera como tropillero; y ya pasaron 35 años”.

“Esta gente está haciendo un esfuerzo muy grande para seguir defendiendo a la tradición”, culminó.