Chimpay

Con el edificio renovado y actividades, la residencia Revivir abre sus puertas a los adultos mayores

Las residencias para adultos mayores son espacios de vital importancia para las personas. Cada año, cientos de abuelos y abuelas que no cuentan con recursos o familiares que los acompañen, llegan para recibir contención, afecto y cuidados especiales.

Una de ellas es la residencia “Revivir”, de Chimpay, un lugar que se transformó en el hogar de los vecinos que permanecen alojados allí de forma permanente.

“Se les ofrece contención y cuidados especiales. Participan de talleres como pintura, caminatas y otras actividades físicas. Entre ellas, uno de los mayores entretenimientos: el tejo, que lo juegan todas las tardes en la vereda”, contó Belén Navarro, coordinadora del lugar.

Además, celebró las numerosas refacciones que se llevaron a cabo para garantizar el bienestar de los abuelos: “se reemplazaron los tanques de agua, las cañerías de los sanitarios, para prevenir la humedad, y se hicieron cambios en la instalación eléctrica, para descartar riesgos de accidentes”.

También se renovó la pintura en toda la residencia y se instaló una bomba de agua que permitirá parquizar el lugar para el disfrute al aire libre. 

Paralelamente,  con el acompañamiento de la Provincia, se construyen dos nuevas habitaciones, un baño para personas con discapacidad y una oficina para el personal, lo que ya permite proyectar la implementación de nuevas actividades recreativas, deportivas y de esparcimiento.

 Todas estas refacciones fueron realizadas con fondos provinciales, provenientes del Plan Castello, y ejecutadas por el municipio local. Ambos gobiernos -provincial y municipal- tienen a su cargo el funcionamiento de la residencia.

Entre mates, risas, charlas, todo el personal del lugar cuida que cada uno de los adultos mayores se sienta como en casa.