Mujeres empoderadas

Los talleres del Ruka Che permiten dejar de lado la soledad y compartir historias de vida

"Timtaya" es el nombre que las alumnas eligieron para denominar al espacio de costura. Significa "la que consigue lo que quiere", y permitió que un grupo de mujeres obtengan una salida laboral, trabajando para una marca de ropa local.

En el Centro Cultural Ruca Che, un importante grupo de mujeres de los barrios del “Alto” de San Carlos de Bariloche se reúnen para aprender el oficio de la costura. Mientras se capacitan y desarrollan sus habilidades laborales, comparten experiencias de vida y construyen un espacio de contención, empatía y empoderamiento.

“Para mí es un trabajo que amo, y por eso lo hago. Para las personas que concurren es un espacio muy importante, porque además del aprendizaje de un oficio, comparten experiencias; la gente deja de sentirse sola en sus conflictos, en sus miedos, en sus inexperiencias y empieza a ver que hay un otro al que tal vez le pasa lo mismo”, cuenta Ana Karenina, al referirse al taller de costura que coordina a través del programa Emprender.

La profesora explica que, luego de finalizado el curso, en 2018, se ofreció, mediante folletería informativa, el servicio de costura para marcas de ropa, hoteles y lavaderos. “Trabajamos para una emprendedora de la ciudad, que tiene muchos puntos de venta, y que estaba interesada en trabajar con un grupo humano, terminando con la relación fría de la industria textil”.

“Terminó el Emprender pero seguimos yendo al taller para trabajar en esta marca; nos seguimos capacitando en verano, para generar mayor experiencia y hacer prendas de mayor complejidad. Es una importante salida laboral para ellas”, agregó.

 “Timtaya” significa “la que consigue lo que quiere” y es así como en cada jornada, además de trazar telas, unirlas, crear y buscar nuevos diseños, el grupo de mujeres se empodera para construir su futuro laboral y acompañarse mutuamente en el desarrollo personal y social.